Busqueda

Búsqueda personalizada

24 jun. 2010

ENTREVISTA: VICKY ZOTALIS

VICKY ZOTALIS

UNA CANTANTE QUE SE ATREVE POR EJEMPLO, A IMPORVISAR ARRIBA Y MEZCLAR A MENDELSSOHN, CON LOS ABUELOS DE LA NADA


"De chiquita componía canciones. Hacer música es una conexión tan sensible, tan emotiva e intima que es muy hermoso. Me acuerdo que leía Mafalda, y componía canciones contra la bomba atómica".



"Hoy se tiende a dividir lo clásico de lo popular y a mí me parece una trampa peligrosa porque son como rótulos que uno puede reacomodar de otras maneras y pasearse y recoger un poco de todo. Es una manera muy tonta de perderse la variedad. Yo creo que hay como circuitos donde se mueven cosas, lo lindo de lo transversal también puede conectar circuitos".

En esta oportunidad, te invitamos a conocer a Vicky Zotalis en una extensa nota sin desperdicio que le realizamos recientemente.


ENTREVISTA



L.M.: ¿Cómo arrancaste a cantar? ¿De qué forma llegaste a la música?

V: Desde que recuerdo creo que era algo que siempre me emocionó, siempre me gusto. De pequeña, en mi casa había música. Soy hija de arquitectos pero mi viejo cantaba. Mi mamá tocaba la guitarra y cantaba. O sea la música tenía como un lugar amoroso. Sin haber nadie que se dedicara a la música directamente, pero había como un lazo amoroso que reunía. Mi abuela era profesora de latín pero nos pagaba clases de música. Y cuando pudo, me regaló un piano. Es una historia hermosa, mi abuela era hija de inmigrantes. No tenían guita y a ella le hubiera encantado tocar el piano, y dibujaba pianos de papel, y tocaba. Y cuando ella fue grande y pudo, a mí me regaló un piano, sabía que me gustaba. Ya te digo, siempre la música estuvo ahí. De chiquita componía canciones. Me acuerdo que leía Mafalda, y componía canciones contra la bomba atómica. Y después, escuchar a mi vieja cantando boleros, mi viejo escuchaba algo de Jazz, y cantaba. Y después, a los diez años nos compramos un grabador.

L.M.: ¿Tenés hermanos? ¿Son músicos también?

V.: Sí, somos cuatro y todos hacemos música. Ni un abogado ni un medico, nada, todos músicos. Y también otras artes, uno de mis hermanos es artista plástico también, danza. Pero todos tocamos instrumentos: saxo, batería, guitarra, canto...

L.M.: ¿Tus hermanos son mayores que vos?

V: No, yo soy la hermana mayor. Y en algún momento, a los once años tenia, cassettes grabados de la radio con The Police, y Ella Fitzgerald. De golpe empecé a escuchar Jazz y la música negra. En un momento la música negra fue algo de soul, algo tan apasionado que me deleitó. Era una fascinación. Escuchando Ella, cosas de Jazz. Estaba a full con el Rock, igual siempre tuve una cosa de querer abrir más el juego. Entre mis amiguitos escuchaban las Viudas e Hijas, (igual con las Viudas en un momento tome una actitud rebelde de decir “no”, me diferenciaba de mis amigas y decía “no me gusta”). Está buenísimo, creo que fue más una rebeldía. Y ahí empecé a abrir el juego, más de lo que a mi edad debería supuestamente escuchar. Empecé a escuchar mucho jazz, Ella fue una especie de enamoramiento, además la descubrí escuchándola en la radio, no fue que alguien me la mostró. La escuché en la radio y la grabé. Era “dama sofisticada” y “no puedo darte más que amor” y “dama sofisticada” es un tema re complejo, unas modulaciones…Pero me acuerdo…ese color…dije “para, ¿y esto?” Como esa sensación de la sorpresa de lo nuevo, y me enamoró.

The Police también fue como algo que me marcó mucho. Me acuerdo de ver el video de “sincronicity” con las coristas, en maya con flecos, y Sting con esa campera con flecos, hay algo de esa potencia del rock como una vitalidad vigorosa que me emocionaba. Y a la vez estaba entre los flecos de Sting rockero y la “dama sofisticada” de Ella. Creo que eso un poco me gusta, entre lo Apolíneo y lo Dionisíaco, me deleita tomar lo mejor de cada una de esas cosas.

L.M.: ¿después de la secundaria empezaste a tocar en bandas?

V: En realidad hubo un ida y vuelta. En la secundaria me mandé mi clásico: hacer coros en la banda de rock de amigos. Cantaba, era tímida, muy tímida. Entonces empecé, cantaba mucho sola. También tuve novios músicos, hice ese recorrido. De hecho empecé cantando, haciendo coros en la banda del que después fue mi novio. Con mi timidez, estaba medio al costadito disimuladamente. En algún momento gente se empezó a enterar de que cantaba, y estaba bueno lo que hacía ahí, porque le ponía mucho. Igual a los dieciséis empecé a tomar clases de canto, había algo ahí, como un amor. A los dieciocho empecé a tomar clases de piano. De hecho mi salir al mundo profesional fue cuando en el medio de todo esto, yo estudiaba y estaba como estudiante y de costado tímida y apasionada. Pero en un momento, me metí a estudiar la carrera de vestuario teatral, es una profesión que tengo y en un momento me empecé a dedicar a full a eso. Daba clases, también, en la escuela donde estudie, y en un momento empecé a trabajar de vestuarista en teatro y en espectáculo. En una época trabajaba en el Parque de la Costa.

L.M.: ¿Qué hacías en el Parque de la Costa?

V: De asistente, estuve en un Taller de Realización de muñecos, y después de asistente de vestuario. Y ahí lo que me pasaba, me hizo el click. Estaba mucho en el backstage. Hay algo en esta historia, como el día que me anime a salir del backsatge. Cuando podía cantaba con la música o si había en el lugar, y se re copaban. En un momento me acuerdo que me dijeron “Che, hay un evento y hace falta un show de Jazz, ¿te animas? Fue como una invitación, y yo dije “si, obvio”, con todo el vértigo que me daba, y lo llame al que había sido mi profesor de piano, Marcelo Katz, y ahí empecé. Fue un éxito en términos de afuera y de adentro. Fue una alegría y fue muy importante también encontrarme con él, el reencuentro de maestro como compañero. Empezamos a cantar a dúo, yo tendría veintidós años a esa altura, y ahí empezó todo el proceso de asumir mi cantante, y fui abandonando vestuario, que además el formato de laburo de vestuarista me sofocaba porque era muy molecular, mover muchas bolsas; dormía poco por las fechas de entregas de los vestuarios y yo sufría por mi garganta, entonces en un momento dije “¡¡¡no!!” Seguía tomando clases, estudiando música. Nunca la abandone. Grababa cosas, pero como si estuviera en el backstage. En un momento dije basta, voy a protagonizar este deseo que tengo y salí al ruedo, empecé cantando jazz en dúo con Marcelo Katz en el teatro, y esa fue una relación muy cortante y significativa en mi carrera.

L.M.: ¿Y como fue la experiencia con Marcelo?

V: Y con Marcelo tuvimos un vínculo artístico muy amistoso en ese momento, muy importante; empezamos como dúo y ahí empezó a brotar. Empezamos haciendo Jazz, salíamos a tocar un montón y en seguida empezamos a deformar, él desde su historia con la música contemporánea y yo siempre tuve como esa esquizofrenia entre The Police y la “Dama sofisticada” y me gusto siempre mucho apropiarme, jugar como interprete soy bastante compositora. Me gusta mucho la improvisación como creación propia. La verdad que el encuentro con él fue muy lindo y muy habilitador, en seguida estábamos haciendo jazz, nunca nos pudimos resistir a la tentación de empezar a deformar las versiones y fue nuestra manera de apropiarnos, y además creo que la combinación de nuestra búsqueda generó algo muy power, de ahí después broto…

La cosa es que de ahí nació Zoloka? que fue un proyecto muy importante en mi vida, con él y un chelista. El trío se armó con Marcelo en piano y arreglos, yo en la voz y el peine, otra característica, otra área que desplegué (que igual creo es una prolongación de mi cantar) y un chelo. Tuvo dos chelistas. Durante nueve años, a fin del 2008 le dimos cierre al proyecto, pero fueron nueve años de proyecto. Mas los otros tantos años q yo toque con Marcelo

L.M.: ¿Y estuvieron de giras?

V: No tantas giras, éramos más porteños pero anduvimos en festivales de jazz en Córdoba, en Mar del Plata, siempre siendo como las ovejas negras. Arrancamos de hecho mucho, abordando el jazz con arreglos e interpretación y propuestas muy particulares. Realmente creo que había una síntesis de colores. De hecho mucho del lenguaje clásico de alguna manera yo lo conocí con Zoloka? Por que el último disco que hicimos fue muy bueno, dos discos tenemos. “Yo nunca te vi” es el primero y el segundo “Al borde del desborde” en realidad era el recicle del nombre de un primer disquito piratísimo que hicimos y lo copiábamos en nuestras casas. Se llama así, y en ese disco el segundo ya el equilibrio es otro. Hay algunos temas de jazz, pero después hay un tema de norma las golondrinas de Eduardo Falú, un tema de Stravinsky un tema de Debussy también igual tamizados con otros abordajes de otros géneros. Como boleros, algún bolero de bola de nieve, es como una búsqueda muy rica, muy colorida, que yo siento que es algo que a mi me gusta y me define. Como algo de pasearse, como te decía hoy se tiende a dividir lo clásico de lo popular y a mí me parece una trampa peligrosa porque son como rótulos que uno puede reacomodar de otras maneras y pasearse y tomar. El otro día con un amigo mío con el que ahora estamos componiendo juntos, Ramiro Luengo es un pianista que viene mucho del clásico pero que es chaqueño y le gusta el chamamé, combina esas esquizofrenias que tenemos.

¿Hay que tener esquizofrenias?

V. técnicamente, no!!! Lo que creo que es vital y un hermoso desafío humano, es abrazar lo múltiple. Abrazar o reconocer y atravesar...si no nos ponemos como totalizadores absolutos y es una manera muy tonta de perderse la variedad, la diversidad q es tan rica, y además crear uno categorías desde su propio deseo.

L.M.: Un ejemplo fue Bartok que se inspiraba en el folklore que es música popular para componer música académica (clásica)
V: Totalmente, claro que si, por eso te digo que hay una trampa, como las malas lecturas que se han hecho en otros niveles, de personaje como Jesús. Yo no soy particularmente creyente pero digo, es un personaje historio que también ha tenido un costado súper humanista pero hay quienes eligieron la visión de él como mártir en la cruz, el “chabon” también tenia cosas como una relación con lo humano distinta, por que no tomar eso con la música creo que pasa también lo mismo, lo que se elige.

L.M.: ¿Lo importante entonces es poseer una apertura para poder escuchar y decir que cosas me gustan y cuales no?

V.: Si,el otro día me paso con mi amigo Ramiro y con él estamos componiendo juntos y teniendo una especie de luz creativa ahora estoy componiendo un montón. Había unas partituras de Mendelsohn, se puso a tocar las partituras de Mendelsohn y yo me puse a improvisar arriba, a hacer esas combinaciones de mezclado y en principio a cantar por ejemplo los abuelos de la nada y Yupanqui sobre Mendelsohn, y era hermoso lo que se armaba, estaba buenísimo. Y me paso que tuve una vivencia inédita de las redes que tienen profundas esas músicas. Realmente la música tonal, los abuelos de la nada tienen “re-quete” que ver con Mendelsohn ,o sea manejan un mismo lenguaje y en el fondo hay una cantidad de paredones de prejuicios separando cosas y es una lastima perderse la posibilidad de apreciar. Otra maestra hermosa que tuve, Maria del Carmen Aguilar , es una pedagoga maravillosa con la que en el mismo curso veíamos merengues venezolanos y Schubert, Beatles y cumbia colombiana, además viendo con seriedad, sin perder el tiempo en prejuicios ni en sentirse unos atrevidos, sino simplemente abriendo la visión y la sensibilidad a lo que tienen en común.

Igual creo que hay una realidad, que esas disociaciones que existen porque hay algunas diferencias, intereses, un montón de cosas o modos del poder, pero a mi me gusta mucho ir atravesando transversalmente géneros e ideas, como para crear nuevas categorías, y eso creo que en Zoloka?. Fue un proceso muy importante y después también simultaneamente, que ahora viene abriéndose mas, también tengo otro proyecto. Como buena transversal soy una cebada y tengo diez mil proyectos siempre; música electrónica, murga, siempre es verdad que predomino más mi recorrido por lo popular, mi contacto con lo clásico fue en algún momento por el conservatorio.

L.M.: ¿Estudiaste mucho en el conservatorio?

V: Si unas cuantas veces, me fui y volví, avance bastante a en la carrera de canto pero nunca dí un examen de canto, me costaba muchísimo lidiar con las docentes de canto, me costaba mucho la idiosincrasia del conservatorio. Me metía una presión y una exigencia que la padecía mucho y jamás di un examen de canto. Lo institucional nunca me fue muy liviano, aunque lo intente. Creo que existen hermosas excepciones en las Instituciones, pero a veces son réplicas de los abusos de poder que existen en la sociedad en general, que para formar un artista son completamente tóxicas y anuladoras! Van a contramano de lo que necesita la creatividad para crecer.

L.M.: ¿Y aparte estudiaste con profesores?

V.:Si, en realidad sobretodo. Mi maestra de canto actual que estamos haciendo el alta, me esta largando del nido, que fue mi maestra mas importante, Elisa. La conocí en el conservatorio igual, pero no como maestra de canto; ella daba fonología, y ahí tuve mi fascinación con la anatomía de la voz, en un momento Da Vinci y también me “cope” con la docencia . Porque era una materia que tenia más que ver con lo teórico de la voz y ahí la conocí a ella y con ella estudie mucho, una grossa. Y la verdad que al final me desplegué mucho más por fuera de la institución.



L.M.: ¿ Hay una movida nueva o gente que esta surgiendo?

V. Yo creo que si. Ahora hay cosas como Internet que te dan un contacto con la diversidad que es casi apabullante, pero yo veo como cosas nuevas que hay mucha gente. Algo de esto que te digo, yo lo encuentro en otras personas, algo de la diversidad, sin caer en términos que tal vez están tan gastados como la fusión, no me gusta tanto la palabra.

Pasa que como hoy hablábamos a nivel de realidad social, hay como niveles de información, gente que realmente se compra unos buzones maravillosos y no tiene contacto con otras realidades, ni sospecha que existen y en el arte también. Yo creo que hay como circuitos donde se mueven cosas, lo lindo de lo transversal también puede conectar circuitos. Por ejemplo hay mucha gente componiendo, mucha canción, tal vez yo me alinee en un poco con eso. Ahora vengo componiendo un montón




L.M.: ¿Crees que hay una especie de “modernización” de géneros?

V: Si, creo que como dijimos hace un rato sobre lo enriquecedor del conocimiento, a veces puede ser interesante abrirse a escuchar, el ejercicio de nutrirse. A veces hay mucha gente que esta haciendo cosas que retoman...la canción no es una cosa nueva. Yo creo que hay mucha búsqueda de retomar estéticas, como lo retro, canciones románticas, como de retomar. Y también esta buenísimo, en principio respeto y abrazo que la gente abra la expresión como punto de partida pero si pienso que cosas como Piazzolla o los Beatles, en términos de revolución de lenguaje no se si hay tanta novedad. Pero no lo condeno, lo observo: es lindo, siempre la novedad tiene como una inyección de energía para el alma, la sensibilidad y la cabeza muy linda. Entonces me parece re deseable.

L.M.: ¿Del hip-hop que opinión tenés?

V: Tiene mucha polenta. Me encantan por ejemplo, los raperos, me parece que son payadores urbanos, me parece que hay cosas alucinantes. Hay una piba que rapea las noticias en FM la tribu que es alucínate. Me da curiosidad. A veces creo que la movida intelectual que mucha gente abrazamos, a veces cae en la tentación de ser prejuiciosa para otras formas, y hay cosas que son tildadas de livianas y no me parece que sea así.

Hay cosas que son tan simples como eso, a mi hay cosas que tienen algo con lo rítmico y con la improvisación, como con una vitalidad tribal, cruda, que me re emociona. Creo que es también porque me gusta James Brown por decirte algo. Hay de todo, también habría que ver, tal vez hay hip hop que me guste y hip hop que no, como también hay jazz que me gusta y jazz que me embola soberanamente.

L.M.: ¿Que jazz te gusta más el tradicional o el moderno?

V: Igual yo soy medio zoqueta para las categorias, es que de los dos hay cosas que me encantan, así como me parece que en la vida hay lugar y espacio para la furia y para la ternura, que uno pueda transitar esas cosas, digo, a veces una especie de glamour naif de Glenn Miller me puede parecer encantador en el momento y después, que se yo, no se...hay una cantante que se llama Diamanda Galas, es una mina que es griega pero norteamericana, medio satánica igual, toca el piano ,no hace jazz, es contemporánea, hace un tema medio jazzero. Es casi diabólica porque tiene una energía esa mujer, tan rupturante, tan intensa que a mí por momentos me da gusto conectar con ese color de la sensibilidad, tal vez no la escucho todos los días. Por ahí hay gente que se copa.

L.M.: ¿Qué artista de Jazz estas escuchando últimamente?

V: Y el jazz es muy variado, pero me gusta Duke Ellington, y del free jazz hay cosas que me resultan muy poco calidas y me son mas difíciles. Hay cosas que ya sabíamos, no es que lo defiendo como un absoluto para todo el mundo; a mí hay cosas que son mas áridas y frías, mentales, poco calidas que me resultan mas difíciles. Pero a veces necesito mí dosis de frialdad también. Yo creo que es una especie de ecualización continua. Hay momentos.




L.M.: ¿Qué opinión te merece Prince?

V: Pufffff Prince me encanta. Hay cosas que me despiertan, pasa que igual es un conglomerado de emociones, costados y sensibilidades.

Hay momentos, pero hay cosas que me despiertan un tipo de sensibilidad, y un sentimiento que tiene que ver con una especie de alegría "redoxonica", como le digo yo. Cosas que son como si se volcara un camión de Redoxon en un natatorio. Igual ese sentimiento yo lo abrazo mucho porque creo que es el que te llena mas, esa pasión como visceral, que es esa que el pensamiento se queda girando en el aire porque tu pasión te llevo puesta. Eso te podría decir que es lo que mas elijo, pero a veces también la elegancia y la limpieza de cosas mas frías, o como de una sensibilidad mas elaborada, me parece que también pueden despertar en uno cosas que son re interesantes. Digo también hay cosas de Meredith Monk que es una cantante experimental que hace cosas re atonales y con unos paisajes de una sensibilidad muy raros; también me da gusto que me abran esos lugares que no tienen nada que ver con la desaforada bailando. Prince, transpirada. Pero…el equilibrio, o la posibilidad de contar con la alternativa, para no estar en los absolutos que son tan limitados y sofocantes, pienso, creo en eso.

L.M.: ¿En qué proyecto estás ahora?

V: Actualmente estoy muy enfocada en presentar mis canciones. Estuve tocando con el Proyecto Chancho Va, que armamos con Ramiro Luengo y Nati Martínez, en plan de “cooperativa creativa” de compositores-intérpretes. Y actualmente, con una escencia parecida, estamos presentándonos con Nora Sarmoria, en un show que fue llamándose Hembras Ludicum Musicae, como intento de definir nuestra especie…

También estoy intentando sacar el disco que tenemos grabado con 2 o’Clock, otro queridísimo proyecto, junto a mi entrañable amigo y musicazo Pablo Márqez.

L.M.: ¿Estas armando alguna banda?

V: No, todavía no.

L.M.: ¿Pero la idea es armar una banda?

V: Eso no tiene una idea definida. Lo estoy dejando que madure, pero por ejemplo te decía con Ramiro Luengo y Nati Martínez tenemos como una Usina creativa compartida, tenemos algunos temas juntos y la idea con ellos es seguir tocando, también estuve tocando con Mati Mormandi, ahora con Tavo Centurión…voy probando, dejando que brote la forma, sin apresurarla… pero en principio yo estoy haciendo como mucho; por un lado sacando a la luz canciones que compongo hace años, un día me di cuenta y me puse a juntar y hace rato que vengo componiendo y no me hacia mucho cargo. Tengo, a veces, llego medio tarde a enterarme de mi misma. A veces se enteran primero otros de quien soy, antes que yo, pero eso a mí me conmueve un montón porque ahora, el año pasado presente canciones mías que las grabe yo, que además también me descubrí como pianista, me defiendo bastante

Otro descubrimiento y para mi ese lugar todavía como que no salió tanto afuera pero es un espacio que me compromete muy profundamente porque me maravilla eso de exponer algo tan propio, eso es muy lindo. Y después también estuve tocando con Paula Shocron, haciendo jazz en un festival en Campana, Yo siempre digo que soy musicalmente muy promiscua; es que me da mucho gusto la música y hacer música con otros. Ahora estoy descubriendo también al piano, ayer agarre una guitarra, le tenía un prejuicio y me cope a probar cosas. Me siento muy presente haciendo música, y ahí conecto con lo mejor de mí y lo peor también, pero bueno…hago cosas con lo que soy. Y la docencia que tiene también un lugar re importante, doy muchas clases, ahora tengo que ver un poco como hago para equilibrar a la cantante y a la docente, pero igual me apasiona un montón también enseñar. Es un intercambio, es una parte donde la relación con los otros es un intercambio re lindo, muy valioso. Me da mucho amor colaborar con el viaje de otro, aportando desde lo que yo sé, siento que lo hago con mucho amor. Además la educación es un lugar que para mi es re importante, aunque lo hago a una escala muy pequeña, porque doy clases individuales en mi casa a gente de clase media.... a esa gente le doy clases.

L.M.: ¿Hace mucho que das clases?

V: Si, hace como diez años. Además en algún momento profundice mucho en la docencia.....como especializándome un poco mas, me emociona mucho también

L.M.: ¿Cómo te sentís cuando tocas en una ciudad que no conoces?

V: Es como una manera de conectar. Lo que pasa, es que hacer música es una conexión tan sensible, tan emotiva e intima que es una manera hermosa. Un show, es un momento donde la gente se dispone a abrir el corazón, eso es algo que tal vez está tan reservado a la intimidad, que así en una situación pública, que la gente se ponga sensible es hermoso. Entonces, ¿como no te va a dar ganas?

L.M.: ¿Y en la actuación nunca se te dio por entrar?

V: Si, hice clown en algún momento, igual todo el mundo me pregunta si hago teatro porque soy muy histriónica. Hasta hace poco estuve integrando el grupo Las Amaro, dónde desplegué a fondo la veta de actriz, hacíamos un repertorio de los años 20’ a todo plumas, perlas y personaje. Fue un tránsito muy lindo y enriquecedor para mí. De hecho en mis Épocas de vestuarista, también por el lugar, desarrollé mucho lo escénico, yo estuve en una escuela de Mariah Burgos... decido nombrar a los maestros a lo Gelber, al final hago pura propaganda de mis maestros, pero porque les tengo mucho amor, me dieron cosas hermosas. Les doy un reconocimiento amoroso por su generosidad, hay otros que ni te los nombro.

L.M.: ¿Hay un proyecto muy groso para fomentar la música a nivel nacional?

V: Desde hace varios años se viene trabajando en un proyecto de Ley, que nació como iniciativa de los músicos, respondiendo a un intento de legislar la actividad que realmente era bastante turbio, con una figura de matrícula de músico que iba generar una caja recaudadora, y además una herramienta de control, super peligrosa! Imaginate que iban a tomar "exámen de idoneidad"!!!

Surgieron reuniones masivas, de dónde brotaron comisiones de trabajo. Yo participé en el grupo Federal, que conectaba a las provincias.

Esos grupos de trabajo dejaron sentadas las bases para un proyecto de Ley de la Música, que en síntesis propone crear un Instituto Nacional de la Música, que fomente y propicie la democratización de recursos y posibilidades de producción, para los músicos y el público, en todo el país, creando circuitos nacionales de música en vivo, fomentando el desarrollo y preservando músicas que no son necesariamente masivas y “exitosas”, e incluso intentando estudiar una legislación laboral de la actividad, sobre todo del músico independiente que es una especie de figura que legalmente no tiene entidad . Hoy existe una federación que integra agrupaciones de músicos de todo el país y se va avanzando en el proyecto. Recomiendo visitar la página http://www.musicosconvocados.com

Pero es bueno, yo creo que hay cosas que se van gestando pero hay que ir por mucho más y uno de los proyectos hermosos es fomentar circuitos de educación y de recitales a nivel Federal. Para mi esta bueno gestar como una identidad que tenga que ver con el lazos amorosos y abrazando lo diverso.

Hay que armar algo, y de eso se trata, de que la gente conozca

L.M.: ¿Participaste de festivales a benefico?

V: Sí, además no solo por ser generoso con los otros, porque yo también me nutro en ese intercambio; no es caridad. Ahí te encontrás de todo hay gente re copada y gente re horrible en la villa, tampoco es que los pobres son todos buenos y los ricos son todos malos. Si hay ciertas cuestiones de desequilibrio.

Lo que pasa es que yo creo que ser malo en la villa es una victima, o sea los pibes no eligen vivir así, el rico si. No hablo de rico monetario, hablo de quien tuvo acceso a muchas cosas, y el pobre tiene carencias.

Igual como te decía recién con la música, con el free jazz y GLenn Miller, yo siempre pienso que en realidad las emociones todas existen, y hasta creo que por momentos la violencia tiene un lugar que yo puedo respetar; nacer es violento. El amor, tiene violencia en su aparición, un color violento; no necesariamente todo lo violento es negativo o mortífero.

Yo creo que la violencia en ese sentido es alucinante en el encuentro de dos seres donde hay una voz violenta es alucinante. Violentos en términos de fuerza lo que se corta, se rompe, que empuja, a mi me gusta pensar eso, en que proporción y en que contexto abrazo tal sentimiento, tal forma de lo humano, esta bueno.

Para escuchar a Vicky este es el space:



11 comentarios:

  1. No conocia a esta cantante y gracias a ustedes me puse a escucharla!canta muy bien!
    Saludos
    Roberto de quilmes

    ResponderEliminar
  2. Gracias "la muleta" por acercarnos, a estos grandes artistas. Nos ayudan a conocer ese pedacito de cultura, que no nos muestran los multimedios... Muchas gracias de verdad!
    Morena de Mardel!

    ResponderEliminar
  3. Estaria buenisimo que posteen algun tema o un video de ella asi quien no la escucho nunca, puede empezar a conocer su arte!

    ResponderEliminar
  4. Muy linda nota. Gran trabajo de "La muleta", espero que sigan asi.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno.. no la conocia.. me encanto la nota!

    fran

    ResponderEliminar
  6. XIXA DE FONTANA24 jun. 2010 19:37:00

    que grossa Vicky
    que linda nota
    besos de admiracion!!!!!

    ResponderEliminar
  7. PARA CUANDO UN RECITAL CON TODOS ESTOS GROSOS ????

    ResponderEliminar
  8. FELICITACIONES A LA MULETA POR ACERCARNOS A LA CULTURA !!!!!

    ResponderEliminar
  9. Los escuche en Radio la Red!!! Muy buenas palabras chicos!!! y gracias por todo lo q hacen

    ResponderEliminar
  10. Javier de Mar del Plata21 jul. 2010 11:04:00

    chicos gracias por mostrarnos estos artistas que el sistema esconde!!!sigan así!!!

    ResponderEliminar

MUSICA (3)